La naturaleza herida. Manuel González Serrano (1917-1960)

La crítica

Por Rosario Pinelo

FECHAS en Museo Mural Diego Rivera:

  • Jueves 15 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Viernes 16 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Sábado 17 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Domingo 18 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Martes 20 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Miércoles 21 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Jueves 22 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Viernes 23 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Sábado 24 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Domingo 25 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Martes 27 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Miércoles 28 de agosto, 2013 a las 10:00:00
  • Jueves 29 de agosto, 2013 a las 10:00:00




Por años volcó su atormentada alma en áridos paisajes, desfallecientes árboles y trémulos frutos a fin de exorcizar los fantasmas internos que le perseguían, llegando a conformar una obra artística fundada en lo que décadas más tarde el especialista en su obra, Ricardo Pérez Escamilla, llamaría la estética del dolor. Estética que sin embargo no le alcanzaría para trascender su conflicto interior, ante el cual finalmente sucumbiría un 17 de enero.

Las tierras desoladas, quemadas y erosionadas de Lagos de Moreno, su ciudad natal, fueron un tema de inspiración recurrente para este artista que quizá veía en ellas el espejo de su propio paisaje interior, de ahí que su obra sea resultado no sólo de su gran talento, sino de toda su sensibilidad y pasiones contenidas.

En 1999 el Museo del Palacio de Bellas Artes le dedicó su primera gran retrospectiva bajo el título El hechicero, Manuel González Serrano, de la cual el desaparecido Pérez Escamilla fue no sólo curador sino promotor, en un genuino afán de dar a la obra de este personaje el lugar que le correspondía dentro de la historiografía del arte mexicano.

Para Pérez Escamilla, en la formación pictórica de Manuel González Serrano están presentes el preciosismo y el sentido de perversidad de la obra de Caravaggio, la metafísica de De Chirico y una fijación por la obra de Salvador Dalí.

Debido a su estado emocional, González Serrano también “vivió con mucha frecuencia el sacrificio, el dolor y la tortura de los sistemas médicos de las clínicas psiquiátricas de su época”. De ahí que para Pérez Escamilla, lo suyo fue una estética fundamentada en el dolor.

Hoy el Museo Mural Diego Rivera presenta en sus salas La naturaleza herida: Manuel González Serrano (1917-1960), selección de obra centrada sobre todo en los paisajes generados por este artista, donde podemos acercarnos al drama de su autor a través de árboles que simulan personajes en decadencia y vestigios de arquitecturas antiguas que llaman a la nostalgia del pasado, pero a la vez, también mirar la pasión contenida en frutas de formas cadenciosas y redondeces erotizadas.

Curada por su sobrina María Helena González de Noval, la muestra parte del concepto naturaleza herida para estructurarse a partir de tres asuntos presentes de manera constante en la obra de González Serrano: flores, frutos y árboles que reflejan su interés por el surrealismo, la Escuela Mexicana de Pintura y la pintura metafísica.

En Frutos redentores, se observa por ejemplo el tratamiento plástico de estos elementos a partir de la denominada estética del dolor y que remiten al sentimiento de infortunio que definió la vida del artista.

En Flores se muestra el simbolismo que adquieren en la obra las ideas de la vida y la muerte, así como las relaciones personales. Finalmente, en Paisajes humanos se presenta un motivo de reflexión constante: el árbol, elemento que para el artista ofrece vínculos con el cuerpo humano, proyectando en ellos el movimiento y el dolor. En síntesis: el paisaje interior de su creador. (Rosario Pinelo)

LA NATURALEZA HERIDA. MANUEL GONZÁLEZ SERRANO 1917-1960. Museo Mural Diego Rivera, Balderas y Colón, Centro Histórico. Martes a domingo, 10:00 a 18:00 horas. Cierra 27 de octubre. (CENTRO)


 



NEWSLETTER



NO TE PUEDES PERDER